CURSO UNIA Bienes comunes y economías sustentables. De la economía solidaria a los mercados sociales.

La temática de los bienes comunes se ha introducido en la esfera pública y la agenda política durante los últimos años, un proceso simbolizado en la entrega del Premio Nobel de economía a la politóloga norteamericana Elionor Ostrom en el año 2009, por estudiar esta modalidad de gestión de recursos estratégicos por comunidades locales.
La labor investigadora de la profesora de la Universidad de Indiana logró recoger multitud de experiencias, muchas de ellas situadas en el área iberoamericana, que demostraban que la existencia de espacios y bienes comunales, es decir, la no atribución de propiedad específica a sus usuarios/as, no conllevaba inevitablemente la sobreexplotación de los recursos y la pérdida y erosión de ese patrimonio. De esta manera respondía a la influyente obra de Garrett Hardin (1968) que situaba a los bienes comunes en una lógica que forzosamente acababa en “tragedia”. El reconocimiento de la labor de Elionor Ostrom coincidía con el enorme resurgimiento del interés por los “comunes” desde perspectivas científicas y disciplinares muy diversas, que van desde el cambio climático, las ciudades, los bienes comunes digitales, el agua, la producción científica, las semillas o el patrimonio cultural. Y ello ha conllevado el entrecruzamiento de muchos trabajos científicos y académicos en estos campos, así como el surgimiento de movimientos sociales vinculados a las perspectivas de innovación y cambio que suscita un planteamiento alternativo al binomio tradicional entre Estado y mercado.

El gran dinamismo en el uso del término, y su multiplicidad de aplicaciones y de perspectivas, confiere al campo de los “commons” una gran diversidad y heterogeneidad. Pero, al mismo tiempo, abre muchas perspectivas nuevas derivadas de la fertilización cruzada y de los espacios de experimentación académica y social. Y ello se da sobre todo en momentos en que existen alarmas significativas sobre la erosión de las políticas sociales provocadas por una globalización sin capacidad de regulación clara, con gobiernos cada vez más condicionados y limitados en sus posibilidades de acción. En esta línea, la renovación y recuperación de la lógica mutualista y cooperativa, que se percibe tras el término “commons”, permite imaginar el desarrollo de nuevas formas de colaboración, gobernanza y acción colectiva.

Cuando hablamos de lo común, no hablamos simplemente de un recurso o de una cosa. Nos estamos refiriendo a un recurso junto con una comunidad, unas relaciones, unos valores sociales, unas reglas y unas normas que sirven para organizar ese recurso y las derivaciones sociales que su uso y gobierno colectivo exige. La experiencia en el campo de los recursos naturales que Ostrom analiza y sistematiza, nos sirve para poder elevar el tema de “commons” a la categoría de paradigma socio-económico (trabajos de Bollier o Mattei). Y nos lleva por consiguiente a preguntas clave en el actual proceso de cambio de época que atravesamos y que serán un anclaje del enfoque del curso: ¿Hasta qué punto es posible que las personas puedan decidir y gobernar la gestión de sus recursos y necesidades de manera cooperativa, de manera compartida? ¿Qué indicativas se están dando en el manejo de los comunes en los campos económico, social, político, ambiental, de creación de redes en internet? ¿Cómo enfocar una transición socioambiental desde escalas locales y globales ante una “crisis civilizatoria” que provoca exclusiones sociales y laborales, agotamiento de recursos energéticos y ambientales y una creciente desafección con respecto a las democracias representativas?.

Existe una creciente comunidad de investigadores/as y centros académicos que están sirviéndose del marco de los bienes comunes para abordar problemas específicos de nuestras sociedades contemporáneas. La reivindicación de los bienes comunes, como una realidad que promueve el protagonismo de la ciudadanía en la gestión de recursos situados en un espacio entre el mercado y el Estado, está ayudando a renovar corpus teóricos de diversas disciplinas (derecho, sociología, ciencia política, economía…).

La idea que preside la creación de este curso es precisamente mezclar aportaciones académicas, prácticas sociales, y dinámicas y procesos de cambio, tratando de aprender y construir prácticas significativas a compartir en red. Como puede observarse, es un campo en construcción incipiente a escala mundial; y, por ello, una necesidad y una oportunidad de implantación en nuestro Estado y en Latinoamérica.

Los contenidos del curso se abordarán en cuatro módulos:

  • Introducción a los comunes: enfoques, cercamientos y alternativas.
  • De la economía crítica a la crítica de la economía desde la ecología y los cuidados.
  • Repensar la cooperación desde los mercados sociales: economía solidaria y economías para los bienes comunes.
  • Compartiendo experiencias sobre economías sustentables y cooperativismo.

OBJETIVOS
Las personas participantes al terminar el curso:

  • Conocerán las principales características del contexto económico, social, político y ambiental.
  • Sabrán qué son los bienes comunes.
  • Concebirán los bienes comunes como un formato de gestión colectiva entre el Estado y el mercado.
  • Conocerán los principales desafíos de la gestión de bienes comunes: la cuestión de la escala, la toma de decisiones, la sustentabilidad, los cuidados, la gestión del conocimiento.
  • Conocerán distintas experiencias andaluzas alrededor de la gestión autogestionada de los bienes comunes.

LUGAR Y FECHA DE CELEBRACIÓN

El curso se realizará de forma virtual a través del campus virtual de la UNIA, con una parte presencial que se impartirá en el Campus Antonio Machado de la Universidad Internacional de Andalucía.

La parte virtual comenzará el 17 de abril de 2017 y las clases presenciales tendrán lugar los días 1, 2 y 3 de junio de 2017, en horario de mañana y tarde.

CERTIFICADOS

Los alumnos matriculados que acrediten al menos la asistencia al 80% de las horas y, en su caso, hayan superado el sistema de evaluación previsto en el curso, recibirán un certificado de asistencia o un diploma de asistencia y aprovechamiento en los que constarán las materias cursadas y el número de créditos del curso (9 ECTS).
Este curso podría ser convalidado por créditos de libre configuración por las universidades andaluzas según sus propias normativas.

Más información AQUÍ.

Los objetivos específicos del proyecto son:

  • Realizar un diagnóstico sobre la situación de los comedores escolares en la región.
  • Apoyar el desarrollo de una plataforma social por una alimentación mas sostenible y saludable en los centros educativos de la CM, a partir del grupo de trabajo mencionado.
  • Promover el desarrollo de una opinión pública favorable a la aplicación de políticas públicas de restauración colectiva sostenible y saludable.
  • Mejorar el nivel de sensibilización y formación sobre comedores escolares sostenibles y saludables en comunidades educativas (alumnado, profesorado, familias, personal no docente).
  • Generar una batería de herramientas para la conversión agroecológica de comedores escolares (protocolos, materiales didácticos…)